Parece inevitable que la llegada del coronavirus COVID-19 a Venezuela, produzca un repunte inflacionario en el país, promovido por la escasez, el alza en el precio del dólar, la disminución de los ingresos fiscales y el repunte del gasto, sentenció la firma Síntesis Financiera, en su informe El Tesorero.

Algunos empresarios y comerciantes consultados por la citada firma, no ocultan su preocupación y admiten que si la paralización de actividades se prolonga no quedará más opción que evaluar medidas drásticas como suspender el pago de salarios hasta que se retome la actividad y se recupere el flujo de caja.

De acuerdo al economista Efraín Velásquez, presidente del Consejo Nacional de Economía, en entrevista a Prodavinci.com, “el impacto de la paralización de actividades depende de cuánto dure. Como referencia tenemos que en marzo de 2019 la actividad económica se paralizó durante la mitad del mes por la falla general de energía eléctrica y de acuerdo a nuestros cálculos esa parálisis redujo el PIB en 3,5%”.

Agregó Velásquez que de acuerdo con las proyecciones, este año 2020 se proyectaba un posible crecimiento cero, pero ahora habrá que evaluar nuevamente el escenario.

A la ya golpeada economía venezolana, que no ha dejado de caer desde 2014 y en los últimos seis años el PIB se redujo a menos de la mitad, se le suma una desaceleración económica generalizada y sincronizada a nivel de países y de sectores, según el informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Fuente:

https://prodavinci.com/como-el-coronavirus-afecta-las-perspectivas-economicas-de-venezuela/

https://www.cepal.org/es/comunicados/periodo-2014-2020-seria-menor-crecimiento-economias-america-latina-caribe-ultimas-siete

facebook
twitter