Brindar herramientas para que el ciudadano común realice acciones de civilidad ante un ente municipal, y así poder reclamar sus derechos en cuanto a los problemas que están pasando en su comunidad, es el objetivo de El Observatorio Ciudadano de Políticas Públicas “La Gente Propone”, que promueve el Grupo Social CESAP.

Esta iniciativa que comenzó en 2016 en cuatro municipios del país, hoy ha cobrado fuerza y se extiende por 14 localidades; incentivando en ellos la coparticipación en la resolución de sus necesidades mediante un diagnóstico de la situación local y el estado de los servicios públicos, con la finalidad de elevarlos a las autoridades competentes. Todo esto en un ejercicio despolarizado de la democracia.

Jóvenes de Caricuao también Proponen

Para conocer de primera mano las necesidades de la población juvenil, La Gente Propone Caricuao, organizó el conversatorio “El joven en Caricuao. ¿Qué tenemos? ¿Qué queremos?” en la Unidad Educativa Nacional “Mireya Venegas” ubicado en el Sector UD-03 de la citada parroquia capitalina.

Los alumnos de 4to y 5to año de bachillerato de la institución presentaron sus inquietudes y posibles soluciones ante el panel de especialistas, liderado por Dayanin Aponte, Coordinadora de “La Gente Propone Caricuao”, quien resaltó la importancia de fomentar estos espacios de participación en la comunidad.

“El mundo juvenil es heterogéneo, plural y tiene sus características y problemas muy particulares. De allí la importancia de que los chicos se expresen y participen en las tomas de decisiones, con la finalidad de generar políticas públicas, en particular en las que tienen que ver con sus propios intereses”, señaló la organizadora del evento.

La creación de espacios de encuentro para incentivar la participación ciudadana y promover la construcción de un pensamiento crítico y reflexivo con adolescentes en las instituciones educativas, resulta idóneo. Los adolescentes muestran cada vez más su potencial para crear, participar y aportar soluciones a los problemas de su entorno inmediato, su comunidad. Resulta conveniente dar continuidad a este tipo de actividades con esta población específica, agregó Aponte.

Este primer encuentro resultó muy fructífero ya que motivó a cinco estudiantes a iniciar su formación como “veedores municipales”.

“Esta actividad me pareció muy dinámica, ya que nos dio la oportunidad de decir lo que pensamos y de ser escuchados. Me postulé como veedor porque me gustaría escuchar a los demás como me escucharon a mí hoy y así motivarlos también”, dijo la estudiante Dayalín Pacheco.

Agregó Dayanin Aponte que el reto ahora supone “aportarle las herramientas para la resolución pacífica de conflictos, los mecanismos legales de participación, de contraloría social, y de corresponsabilidad, para que logren transformarse en ciudadanos comprometidos, con miras a ser agentes de cambio para la consecución de una mejor calidad de vida”.

facebook
twitter